Letturalia

Comprar Libros de Texto

Un gran esfuerzo para las familias en Septiembre

Compra de libros de texto

Llega la vuelta al cole y con ella las compras de septiembre. Nuestro bolsillo maltrecho aún sufre las consecuencias del verano y en muchas personas de la reducción de la actividad laboral por la pandemia, y ya tenemos que comenzar a desembolsar de nuevo una cantidad de dinero importante para todos los gastos escolares que se nos vienen encima.

Hoy día, las familias que tienen un hijo en edad escolar, bien sea en la enseñanza infantil o incluso en el bachillerato o la Universidad, saben que el gasto de principios de curso puede llegar a ser enorme, sobre todo si tienen varios hijos estudiando. Y los gastos no se limitan solamente a los libros de texto, aunque estos representan un gran porcentaje del gasto total.

Gastos de material escolar y libros de texto

Aquí nos enfrentamos a la “bestia negra” de los gastos asociados a la vuelta al cole, ya que según las estadísticas, más del 50% del gasto de septiembre destinado a estos menesteres se nos va en la adquisición de libros.

Por más que nos desesperemos ante las listas interminables de libros de texto, este es un desembolso que debemos realizar de forma obligatoria. Para ahorrar en su compra y no perder tiempo yendo y viniendo a la librería física o al supermercado porque faltan libros, la clave está en comparar y comprarlos online. Un comparador de libros de texto como Letturalia te permite precisamente eso, comparar precios y encontrar en qué librerías online están disponibles, para ahorrar tiempo y dinero. Simplemente eliges dónde comprarlos y finalizas la compra en la libería online.

Otros gastos que se suman a los libros de texto en la vuelta al cole son:

Gastos en ropa

Los niños crecen a ojos vista, como suele decirse, pero en algunos casos parece que esto es verdad. No esperes poder meter a un niño de 8 años en la ropa que usaba en septiembre pasado… después de guardar la ropa de verano, probablemente tengas que renovar su vestuario de otoño. La forma más fácil de salir airoso de este gasto extra es comprar ropa cómoda y “sufrida”, como decían nuestras abuelas: chándals, pantalones vaqueros, camisetas y sudaderas… No dudes tampoco en utilizar coderas y rodilleras, también al más puro estilo de las abuelas, y en reciclar la ropa que ya no sirve con familiares, amigos o vecinos.

Gastos de transporte y comedor escolar

No todo el mundo tiene que afrontar este gasto, y quienes lo hacen saben de antemano que ha de ser así. Hoy día, cada vez son más las escuelas que permiten llevar la comida en el “tupper” al comedor escolar. Infórmate de las posibilidades en vuestro centro escolar, el ahorro puede ser considerable.